Nuestra vision

Transformado y Transformando

Seguimos a Cristo radicalmente juntos en la misión

Dirigidos por el Espíritu Santo, sirviéndonos unos a otros, acogiendo nuestro mundo tan diverso y esforzándonos porque nuestro futuro sea multicultural y libre de racismo, y trabajando con todos los socios que Dios nos provee, mientras avanzamos hacia un quinto siglo de misión y ministerio, la Iglesia Reformada en América está obligada a concentrar sus esfuerzos en los próximos quince años en las tres prioridades estratégicas que están interconectadas y que encontramos a continuación.

Cómo cultivar la transformación en Cristo

Juan 15; Dt. 6:4-9; 1 Co. 3:6-8; Ro. 12:1-2; 2 Co. 3:18; Mateo 22:34-40; Lucas 6:40; Hechos 2:42-47; 2 Co. 5:17-18; Mateo 28:18-20; Ef. 4:16; Gál. 3:28

  • Desarrollando discípulos apasionados llenos del Espíritu Santo y de la verdad de la Palabra quienes formen efectivamente seguidores de Jesús que vivan y amen como él.
  • Profundizando nuestro viaje espiritual de maneras que sean bíblicas y Reformadas.
  • Amando y acogiendo a todas las personas.
  • Humildemente dispuestos a un cambio profundo bajo la dirección del Espíritu Santo.
  • Aumentando nuestra devoción a Dios de manera personal y colectiva, enfatizando la oración y adoración.
  • Formando de manera explicita relaciones de discipulado entre todas las generaciones.
  • Enfrentando los conflictos en una manera sana y redentora.

Facultamos a los líderes emergentes de hoy y mañana

Dt. 6:4-9; Lucas 9:48; Efesios 4:11-12; 2 Timoteo 2:2

  • Aumentando la conciencia de que Dios está llamando a los jóvenes y a los jóvenes adultos a que sean líderes.
  • Desarrollando a los jóvenes de una manera intencional para un liderazgo misional, congregacional, y pastoral.
  • Movilizando a los líderes emergentes para el servicio en la iglesia y el mundo.
  • Preparando líderes de todas las edades para un ministerio fructífero en contextos diferentes.
  • Cultivando líderes diversos y saludables, tanto hombres como mujeres, de entre todos los miembros del cuerpo de Cristo, para que las iglesias puedan prosperar.

Participación en la misión del reino de Cristo

Lucas 4:18-19; Hechos 1:8; Lucas 10:25-37; Mateo 28:18-20; Mateo 14:14; Miqueas 6:8; Mateo 13:44; Mateo 9:37; Hechos 2:42-47; Ap. 7:9-12; Isaías 61:1-4

  • Contextualizando el ministerio y la iglesia en una manera nueva y ampliada.
  • Dando prioridad a la participación de los jóvenes en el ministerio misional.
  • Sirviendo como agentes de renovación al poner nuestra fe en acción.
  • Promoviendo la justicia, compasión, y reconciliación.
  • Expandiendo la misión tanto local como global con igual pasión y compromiso.
  • Equipando a las iglesias existentes para que su ministerio se oriente hacia fuera.
  • Abrazando nuestra misión para el mundo y compartiendo con todos las buenas nuevas del evangelio.
  • Multiplicando comunidades misionales e iglesias nuevas que pongan el amor de Cristo en acción.